5 consejos efectivos para recuperar tu deuda

 en Recobro de facturas

La acumulación de deuda en cualquier negocio puede llegar a suponer un coste importante. Por eso, el trabajo de recuperación es una parte ineludible de la gestión de la empresa. Una vez asumido esto, habrá que decidir si la tarea de recobro se va a realizar de forma interna o externa. Existe la opción de tener a una persona en plantilla dedicada a gestionar la deuda pendiente. Pero también podemos contratar a una empresa especializada en ello. De cualquier modo se aconseja recurrir a algunas pautas de actuación previas. Conviene ceñirse a ellas para minimizar todo lo posible el porcentaje de morosidad.

 

1. Pactar los pagos por adelantado es el procedimiento más seguro para evitar deudas. No se trata de algo fácil de conseguir. Sobre todo, si el cliente aún no ha percibido nada a cambio. Por eso, lo que se recomienda, es trabajar en el diseño de incentivos que resulten atractivos. Por ejemplo, ofertas de descuento por pago al contado.

 
2. Plasmarlo todo por escrito. Es imprescindible que las condiciones de pago queden reflejadas en un documento contractual firmado por ambas partes. Debe constar la fecha de vencimiento de cada factura. También el procedimiento en el caso de pagos atrasados. Este documento se entregará al cliente después del cierre de la operación, una vez se hayan resuelto dudas y aclarado todos los detalles y cláusulas.

 
3. Transigencia. A veces hay que ser flexible ante los problemas que se le puedan presentar al cliente y que le lleven a retrasarse en algún pago. Escuchar al cliente puede ayudarnos a negociar y ofrecerle algún tipo de solución alternativa que resulte satisfactoria para ambas partes. En ocasiones hay que abandonar el protocolo establecido y plantearse otras vías: modificar los plazos, aceptar pagarés, etc. Cualquier opción es más válida que arriesgarse a perder la facturación total.

 
4. Gestionar las peticiones de pago aplazado. Aunque en España no es algo habitual, en otros países sí que es muy común la solicitud de crédito entre empresas. Si nuestro negocio concede crédito anticipado hasta 30 días, y después de este plazo, ciertos intereses, solicitaremos al cliente que realice una petición formal mediante un documento o contrato, donde constarán los datos financieros de su empresa. De esta manera, nos quitaremos de en medio a clientes potencialmente morosos y, en cualquier caso, obtendremos información de valor para utilizar a nuestro favor, si en un futuro nos hiciera falta.

 
5. Buscar ayuda profesional. Optar por la externalización del recobro de facturas es una elección muy valorable, especialmente si se acumulan cuentas con más de cuatro meses de retraso. Aunque este sector todavía no está regulado en nuestro país, existen empresas especializadas con una dilatada experiencia y un porcentaje de éxito muy elevado en la recuperación de impagados. En muchos casos acudir a un servicio de recobro externo, resulta mucho más barato que hacerlo dentro de la empresa. Eso sí, busca una empresa que gestione tu deuda de manera transparente seria y legal, cuyo trabajo esté basado en la negociación persuasiva o por vías judiciales si procede.

Artículos recomendados

Enviado un comentario

Director financiero: ¿qué nos aporta?Dos razones para externalizar el recobro de facturas